¿QUIÉN PUEDE PREDICAR?

Por: Thomas Hall

En: The Pulpit Guarded, pp 1-7

Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

 

LA TESIS

Que las personas particulares (a pesar de que sean dotadas) no pueden predicar en una Iglesia constituida sin un Llamado.

 

PERSONAS PARTICULARES

Primero, por personas particulares, quiero decir, como el Apóstol llama al rebaño, el pueblo de Dios, oyentes, que deben obedecer a sus maestros en el Señor, etc.

La Escritura es clara, que algunos en la Iglesia son superiores, algunos inferiores; algunos son como ojos, algunos oídos, algunos pies; y como en el cuerpo natural, algunos miembros son para empleos más honorables, otros menos honorables, pero todos útiles en sus lugares apropiados. Esto está completamente establecido, 1 Cor. 12: 4-30.

A estas personas particulares a las que llamamos (solo por el bien de la distinción) Laicos, como contrarios a los ministros y predicadores, que son hombres en el oficio: y si usamos el término, no como oposición al Clero, (porque todos los piadosos son llamados El clero de Dios, 1 Pedro 5:3. No lo enuncia sobre la herencia o el clero de Dios) (Dios es su porción, y la Iglesia es suya) sino al Ministerio, y a un hombre que es un Predicador en el oficio; así que no puede ser ofensivo: Laicus significa solamente una de las personas. Por lo tanto, un hombre erudito distingue así: hay Clerus Ecclesia y Clerus Ecclesiae.

  1. Clerus Ecclesia est sors Domini, quae omnes includit fideles, (Todo el Clero de la Iglesia que incluye a todos los fieles) [1 Pedro. 5:3 y Apocalipsis 2: 6] y
  2. Clerus Ecclesiae sunt certae inter fideles personae segregatae & legitimè vocatae ad munus ministerii, (el Clero específico de la Iglesia entre los fieles separados y los legítimamente convocados al oficio) [Hechos 13:2 y Tito 1:5].

 

DOTADAS

En segundo lugar, aunque dotadas, (aunque sean excelentemente dotados, para que sobresalgan muchos Ministros en oración, elocución, aprendizaje, etc. y otras habilidades), sin un llamado, no pueden predicar, como se verá en el discurso que sigue: porque si los dones descubiertos fueran suficiente para hacer un Ministro, ¡cuántas mujeres en este Reino (a las que se les prohíbe predicar todavía) serían Predicadoras!

Se requieren dos cosas en cada ministro:

  1. Los dones, habilidades y dotaciones tanto de la vida como del aprendizaje, aptos para un llamado tan elevado y tan sagrado; y
  2. Poder y autoridad de la Iglesia para ejercer esos dones.

Los dones califican; pero la ordenación de la Iglesia da autoridad para la ejecución.

Pero aunque las personas dotadas no pueden predicar sin un llamado, pueden y deben usar sus dones en sus familias en lo privado y por el bien de sus hermanos. Les mostraré hasta dónde pueden llegar sin ofender.

  1. Pueden y deben leer la Palabra a sus familias, porque se le ordena expresamente [Deut. 6:6-9; Gén. 18:19 y Col. 3:16].
  2. En privado y ocasionalmente pueden reprender a un hermano ofensor. Esto también se ordena [Lev. 19:17]. Deben exhortarse, amonestarse y consolarse mutuamente [Heb. 3:13; 2 Tes. 3:14-15 y Mal. 3:16]. Así los justos alimentan a muchos [Prov. 20:22]. Deben con toda gentileza y mansedumbre apoyar al débil, y volver a unir de nuevo al que cae en debilidad [Gal. 6:2; Job 2:11], e instruir a otros [Hechos 18:26].
  3. Deben orar el uno por el otro [Santiago. 5:16] y pueden, según lo requiera la ocasión, agregar ayuno privado en sus familias [Ester 4:16; Neh. 1:4 y Hechos 12:12].
  4. Pueden reunirse para conversar unos con otros [Lucas 24:14-15].
  5. Pueden examinar y probar la doctrina que escuchan, siempre y cuando se haga con sobriedad y orden. Los de Berea son elogiados por esto [Hechos 17:11].
  6. Las personas particulares deben animarse mutuamente a la adoración pública de Dios [Isa. 2:3].
  7. Pueden catequizar a sus familias. David y Betsabé instruyen al joven Salomón [Prov. 4:4 y 31:1]. Loida y Eunice le enseñan a tiempo a Timoteo, [2 Tim. 1:5 y 3:15].
  8. Deben establecer disciplina en su familia. Lo mismo hizo David [Salmo 101. 2; Job 1:5 y Deut. 21:18-22].
  9. Pueden cantar salmos en sus casas [Col. 3:16].
  10. No solo los hombres, sino las mujeres también pueden instruir a sus familias, catequizar a los niños, sí, y realizar otros deberes familiares, en caso de que el esposo esté ausente, o no pueda, o no esté dispuesto a realizarlo, etc. Y así, una Priscilla, de manera privada, puede comunicar su conocimiento a un Apolo experto.
  11. Un hombre particular piadoso, dotado con el conocimiento de los idiomas, las artes, etc. puede, en beneficio de su familia, dar el sentido de un texto e interpretar las Escrituras; sin embargo, no puede asumir la función de predicar sin un llamado.

Primera objeción

Si los hombres particulares pueden exhortar, amonestar, etc. entonces pueden predicar de la misma manera.

Respuesta

  1. Un non-sequitur; no prosigue: porque la exhortación privada se ordena a personas particulares, pero la predicación está prohibida.
  2. Existe una gran diferencia entre la exhortación privada y la predicación, aunque materialmente pueden ser las mismas. p.ej. El Pastor reprende la embriaguez como Oficial y Vigilante público, ex officio specialis delegationis, con autoridad, por el poder de las Llaves: pero el cristiano particular reprende la embriaguez ex communi officit charitatis, en privado y ocasionalmente, sin ningún cargo pastoral; no con autoridad, como uno en Oficio. Así, el Vigilante advierte, el soldado común hace lo mismo; el maestro de escuela enseña una lección, el compañero de escuela enseña la misma: el primero, en virtud de su Oficio; el segundo, de caridad común. Pero el pastor reprende el pecado, no solo por caridad común, sino en virtud de su oficio; no solo en privado, sino en público, por una obligación pastoral. Así vemos que ambos usan sus dones, pero está en su propia esfera: el Pastor públicamente, como Oficial; El cristiano particular en una forma privada de edificación.

Segunda objeción

Que muchos jóvenes eruditos, y algunos hombres privados de habilidades singulares, que pretenden el Ministerio, predican antes de la Ordenación. Lo mismo hicieron los hijos de los profetas, dicen [1 Sam. 19:20]. Asimismo instan [1 Reyes 20:35 y 2 Reyes 2:7. y 4:1].

Este bloqueo debe eliminarse antes de que pueda continuar.

 Respuesta

Respondo que su argumento no es ad idem: porque los hijos de los profetas, y aquellos que están entrenados para el Ministerio, predican, ergo, todo hermano dotado puede predicar; Esto no prosigue. Por:

  1. Estos jóvenes e hijos de los profetas son educados, preparados y apartados para el Ministerio, y por lo tanto están en el camino hacia el Ministerio, y no del todo fuera del cargo; pero se puede decir que son Ministros vertualiter inchoativè & dispositivè, licèt non actualiter & realiter; (virtualmente iniciando y moldeándose, aunque no ya realizado ni verdadero) como se dice que la semilla es un árbol potentia, licèt non actu (en potencia, aunque no en realidad). Pero no es así con Artesanos, Carpinteros, Sastres, etc. nunca fueron educados, equipados o apartados para el Ministerio, como estos lo son; por lo tanto, no pueden hacer lo que estos pueden hacer.
  2. Sus predicaciones son para la preparación y prueba, per modum probationis (por modo probatorio), como Examinados y Expectantes; y eso ante los Pastores y los Ancianos, que pueden juzgar sus dones y deben intentarlo antes de confiar en poner las manos sobre ningún hombre imprevistamente, sino como el Apóstol ordena [I Tim. 3:10]. Que primero sean probados, y luego Ministros: aunque no podemos esperar la perfección, debe haber una proporción adecuada para un trabajo tan bueno, que consiste en tres cosas. I. En Sanitate Doctrinae (Sana Doctrina). 2. En Sanctitate vitae (Vida Santa). 3. En Facultate docendi (Aptitud para enseñar). Su doctrina debe ser sólida, su vida santa, además de una destreza natural para la enseñanza. ¿Cómo se pueden ver y conocer, sino por su predicación?

Pero la predicación de Artesanos, etc. no es para prueba; porque entonces deberían ir a predicar ante ministros que puedan juzgar sus habilidades; sino que como hermanos dotados predican sin un Llamado a personas sin dones.

Por lo tanto, he mostrado hasta dónde pueden llegar las personas particulares, y no he ocultado voluntaria o ingeniosamente un título de su derecho: será su sabiduría usar los deberes particulares, para que el público no sea obstaculizado o descuidado, y el Ministerio no despreciado en su sabiduría, como el Apóstol ordena excelentemente a ambos, [1 Tes. 5:11-13]. Deben edificarse mutuamente y premiar a sus Ministros.

PREDICACIÓN

En tercer lugar, el tercer término a ser explicado es la Predicación. Y aquí debemos distinguir, antes de que podamos definir. La predicación se puede tomar:

  1. En gran parte, para cualquier declaración de la sabiduría, el poder, la bondad de Dios; y así toda criatura puede ser llamada predicadora: así predican los Cielos. [Salmo 19:1, Coeli praedicant gloriam Dei (los cielos cuentan la gloria de Dios). Así, leer la Palabra puede llamarse predicación. Pero la pregunta no es si leer en algún sentido puede no llamarse predicación (tomar la predicación por cualquier declaración de la verdad de Dios), sino si es predicación Ministerial; si cuando el Apóstol dice: Que traza bien la Palabra de verdad, no quiere decir más que leer: Ya sea que cuando dice: ¡Quién es suficiente para estas cosas! él quisiera decir, ¿quién puede leer? Cuando él dice: entréguese para estudiar, a fin de que su provecho pueda parecer a todos los hombres, quisiera decir que todos los hombres pueden ver que usted lee mejor de lo que usted lo hizo.

Pero tómelo estricta y adecuadamente, y luego la predicación se define así:

Es una acción de un Ministro, que razonablemente interpreta y abre el sentido de las Escrituras por medio de las Escrituras, de manera autoritativa, aplicándola para el uso de los oyentes, por doctrina, exhortación, reprensión y consuelo.

Este es el deber y el acto formal del Ministerio; Es un acto pastoral, y no es común a todos los hermanos dotados del rebaño.

IGLESIA CONSTITUIDA

Cuarto, en una iglesia constituida. La Iglesia debe considerarse bajo una doble noción.

  1. Hay Ecclesia constituta, una iglesia constituida, reformada, establecida, plantada: y aquí nadie puede predicar sino como lo demuestra y autoriza el Presbiterio [1 Tim. 3:10; 4:14; 5:22 y 2:2-3]. Donde se establece la Regla (como en nuestra Iglesia), los hombres no deben huir a lo extraordinario, sino caminar de acuerdo con la Regla ordinaria que Dios ha designado.
  2. Hay Ecclesia constituenda, una iglesia para ser plantada, asentada, constituida; como entre los paganos, los turcos, los infieles: y aquí, donde no se puede tener una ordenación, las personas dotadas (en tales casos extraordinarios) pueden predicar: Eso se puede hacer en la infancia de una iglesia, lo que no se puede sufrir cuando la iglesia crece hasta la madurez: eso se puede sufrir en la plantación de una iglesia, lo que no se puede sufrir cuando una iglesia ya es plantada, y las Normas establecidas. Una ley positiva puede ceder en caso de necesidad [Matt. 12:3-4]. Donde no se pueden tener ministros, allí los hombres dotados pueden predicar: pero en una Iglesia establecida, debemos seguir el camino ordinario.

En un estado colapsado y corrupto de la Iglesia, cuando los Pastores ordinarios son perseguidos, desterrados o asesinados, entonces Dios llama a los que tienen dones para suplir ese defecto: pero cuando la Iglesia está establecida y restaurada, deben cumplir con la Regla. Cuando no había un Rey en Israel, cada hombre hacía lo que le parecía bien a sus propios ojos; no se deduce que, por lo tanto, que podrían hacerlo cuando tuvieran un Rey. En un desorden general, los hombres respetan no siempre las formalidades del Orden, dice el Noble Mornay.

SIN UN LLAMADO

Quinto, sin un llamado. Ningún hombre puede tomar este Oficio sobre él sin un llamado, ya sea ordinario o extraordinario, mediato o inmediato.

Algunos fueron llamados extraordinaria e inmediatamente por Dios mismo; como los Profetas, Apóstoles y Evangelistas: Eliseo es llamado desde el arado, Amós desde los establos, los Apóstoles desde sus redes. Y de estos bajo el Nuevo Testamento, hay tres tipos.

  1. Apóstoles: Cristo los llamó de manera inmediata y extraordinaria, y lo demostraron por sus extraordinarios dones y habilidades con los que Cristo los dotó. Eran ministros universales, nombrados por Cristo para predicar la Palabra en todo el mundo: eran doce especialmente: su oficio era temporal, ordenados para la propagación del Evangelio. Estos ahora han cesado.

II Profetas: tenían el don de predecir lo que vendría; como Agabo predice una hambruna [Hechos 11:28] y las cuatro hijas de Felipe [Hechos 21:9]. En aquellos tiempos tenían un don y una facultad singulares para exponer e interpretar las Escrituras proféticas, para abrir pasajes difíciles y para aplicar adecuadamente a sus oyentes para su edificación. Estaban dotados de idiomas, porque la Iglesia debía ser reunida de todas las naciones. Estos fueron temporales y perduraron solo por ese tiempo.

III. Evangelistas: quienes fueron coadjutores y ayudantes de los Apóstoles en la predicación del Evangelio, y en su mayor parte asistieron a ellos, y regaron lo que habían plantado; eran de dos tipos:

  1. Algunos fueron llamados inmediatamente, como Felipe, quien fue llamado por el instinto del Espíritu [Hechos 8:39-40].
  2. Otros fueron llamados por los apóstoles; como Timoteo, Tito, Marcos, Tíquico, Silas. Estos últimos fueron más frecuentes, pero fueron temporales.

Los ministros que son ordinarios y perpetuos son de dos tipos;

  1. Pastores, que ver los modales del rebaño, que predican el Evangelio, entregan los sacramentos, que les dirigen en su práctica. Ver sus deberes [Hechos 20; 1 Tim. 3; 2 Pedro 5:2-3].
  2. Maestros y Doctores, cuyo Oficio es exponer de manera clara y sólida las Escrituras, para que las personas tengan el sentido y la comprensión correctos de ellas: y al estar indultados con lenguas, artes y ciencias, deben limpiar la verdad de las corrupciones de los herejes.

Que estos son dos Oficios distintos, queda claro en Romanos 12: 4, 8. El que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; que argumenta una diferencia de sus funciones, por las distinciones de sus acciones apropiadas.

Estos Oficios son llamados por medios ordinarios y dotados de dones ordinarios, y deben perdurar en la Iglesia hasta el fin del mundo [Mat. 28:20 y Ef. 4:13]. Hasta que la casa esté construida y terminada, los trabajadores no son despedidos; Hasta que todos los santos sean reunidos, el Ministerio no puede cesar. Muchos temen que el Ministerio sea desarraigado: dejen que los pastores y las personas cumplan con su deber, y luego su cambio de posición será como el barro del alfarero.

Ahora bien, si nuestros hermanos dotados son llamados, entonces son Ordinarios o Extraordinarios. Si es Extraordinario, entonces son Apóstoles, Profetas o Evangelistas: pero estos fueron temporales y cesaron. Si es Ordinario, entonces son pastores o maestros: si es así, entonces son hombres en el Oficio; pero los que ellos mismos niegan: porque dicen que predican no como oficiales, sino como hermanos dotados, etc. Este es un Predicador del que nunca hemos leído en todo el Libro de Dios, como lo aclararé con los Argumentos que siguen (si Dios quiere), la suma de todos ellos es así:

Que un hombre fuera del Oficio, aunque dotado de dones, no puede exponer con autoridad la Escritura y aplicarla a las personas, en una Iglesia establecida y constituida, sin un llamado externo de la Iglesia, autorizándole y habilitándole.

Disponible en inglés en: https://purelypresbyterian.com/2019/08/08/who-may-preach/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s