La Pena de muerte por Herejía

Por: Juan Calvino, en Comentario al libro de Zacarías [13:3]

Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

Y acontecerá que cuando alguno profetizare aún, le dirán su padre y su madre que lo engendraron: No vivirás, porque has hablado mentira en el nombre de Jehová; y su padre y su madre que lo engendraron le traspasarán cuando profetizare. [Zacarías 13:3]

La misma concesión se hace en este verso, donde Zacarías habla del oficio de profetizar: de hecho, limita todo lo que dice a los falsos maestros, ya que considera que no se prestó atención a los siervos de Dios, ya que los espíritus falsos habían conspirado juntos, para que nada puro o sano permaneciera en la Iglesia. Como entonces prevaleció una facción falsa y diabólica, Zacarías los llama Profetas como si fueran todos ellos, porque fueron escuchados como siervos del Señor durante ese trastorno en el que se hace mención. Pero avanza más lejos en este verso que antes, y dice que habrá mucho celo en los hijos de Dios cuando se renueve por su Espíritu, que no perdonarán ni siquiera a sus propios hijos, sino que los matarán con sus propias manos, cuando los vean pervirtiendo la verdad de Dios.

Zacarías, sin duda, alude al capítulo 13 de Deuteronomio, donde Dios exige una severidad tan rigurosa en la defensa de la doctrina pura, que un padre debía levantarse contra el hijo a quien había engendrado, que un marido debía llevar a su esposa a la muerte en lugar de complacer a su amor y perdonar la impiedad, en caso de que la esposa le haya pedido a él o a otros que abandonen a Dios. El Señor entonces tendría todo lo piadoso para arder con tanto celo en la defensa de la adoración legal y la verdadera religión, que ninguna conexión, ninguna relación, ni ninguna otra consideración, relacionada con la carne, debería servir para evitar que los lleven al castigo de sus vecinos, cuando ven que la adoración de Dios está profanada, y esa sana doctrina se corrompe. Esta era la norma prescrita por la ley. Ahora, después de que la religión estuvo por un tiempo descuidada, e incluso pisoteada, Zacarías dice que los fieles, cuando se habrán arrepentido, recibirán tanto celo por la verdadera religión, ya que ni el padre ni la madre tolerarán una error impío en su propio hijo, sino que lo llevarían al castigo; porque preferirían la gloria de Dios a la carne y la sangre, preferirían a todos los vínculos terrenales que adoran y que deberían ser más preciosos  para nosotros que la vida misma.

Pero al mismo tiempo debe observarse que este celo bajo el reinado de Cristo es aprobado por Dios; pues Zacarías no confina aquí lo que él enseña al tiempo de la ley, sino que muestra lo que sucedería cuando Cristo viniera, incluso cuando este celo, que se había extinguido casi, ardería nuevamente en los corazones de todos los piadosos. Luego se deduce que esta ley no solo fue otorgada a los judíos, como algunos fanáticos realmente se imaginan, quienes tendrían para sí mismos en este día la libertad de molestar a todo el mundo, pero la misma ley también nos pertenece a nosotros: los ladrones y hechiceros de este día son justamente castigados, sin duda los que en la medida en que pueden destruir las almas, quienes por su veneno corrompen la doctrina pura, que es alimento espiritual, que le quitan a Dios su propio honor, que confunden todo el orden de los Iglesia, sin duda tales hombres no deben escapar impunes. Sería mejor otorgar licencia a los ladrones, hechiceros y adúlteros, que sufrir las blasfemias que los impíos lanzan contra Dios, para que prevalezcan sin ningún castigo y sin ningún tipo de restricción. Y esto es bastante evidente de las palabras de nuestro Profeta.

Y poca consideración muestran ellos también, quienes se preocupan de inmediato por el respeto hacia sus propios familiares. Cuando los ministros y pastores fieles se ven obligados a advertir a su gente de que tengan cuidado con los artificios de Satanás, tratan de enterrar todo recuerdo de esto, porque es inútil, porque lleva al reproche ¿Qué pasaría si sus hijos fueran llevados al castigo? Cómo podrían soportar esto, aunque podrían quedarse en casa; porque no pueden recibir una advertencia gratuita de su propio pastor, cuando encuentran que los errores impíos son reprobados, lo que vemos prevalecer, no solo en nuestro vecindario, sino también en nuestro propio seno y en la Iglesia. Entonces, reconozcan su propia locura, para que aprendan a tener un nuevo coraje, para que puedan dar más cuenta de la gloria de Dios y de la doctrina pura de la religión, que de sus propios apegos carnales, por los que son muy rápido de sostener. Y esta es también la razón por la que el Profeta dice, a quien ha engendrado, y lo repite dos veces: ni fue en vano que Dios haya agregado esas palabras expresamente,

“El marido no dejará que la esposa que duerme en su pecho quede impune; ni el padre perdonará a su hijo a quien ha engendrado, ni a la madre su propia descendencia, a quien ella ha alimentado, a quien ha llevado en su vientre.” (Deuteronomio 13:6, 9 *extraído literalmente del comentario en inglés de J. Calvino).

Se dicen todas estas cosas, para que podamos aprender a olvidar todo lo que pertenece al mundo y a la carne, cuando la gloria y la pureza de la doctrina de Dios sean vindicadas por nosotros.

Ahora el Profeta muestra claramente que todo esto debe ser entendido por falsos maestros, porque él agrega: Por falsedad has hablado en el nombre de Jehová. Y al mismo tiempo se señala aquí la atrocidad de su pecado; porque si consideramos correctamente lo que es hablar de falsedad en el nombre de Jehová, ciertamente nos parecerá más detestable que matar a un hombre inocente, o destruir a un huésped con veneno, o poner manos violentas sobre el propio padre, o para saquear a un extraño. Independientemente de los crímenes en los que se pueda pensar, no abordan esto, es decir, cuando Dios mismo está involucrado en tal deshonra, como para ser un instigador de falsedad. ¿Qué puede ser más peculiar a Dios que su propia verdad? y es su voluntad también ser adorado por nosotros de acuerdo con esta distinción: Dios es verdad. Ahora para corromper la doctrina pura: ¿no es lo mismo, como si uno sustituyera al diablo en lugar de Dios? ¿O se procuró transformar a Dios, para que no haya diferencia entre él y el diablo? Por lo tanto, el mayor de todos los crímenes, como ya lo he dicho, no llega a esta horrible y monstruosa maldad. ¿En qué medida la salvación de las almas supera todas las riquezas del mundo? y luego, ¿cuánto más excelente es la adoración de Dios que la fama y los honores de los mortales? Además, ¿no es la religión en sí misma, la promesa de la vida eterna, tragar de una manera todo lo que se busca en el mundo? Pero lo más sagrado para nosotros debe ser el nombre de Dios, la santificación por la cual oramos diariamente. Por lo tanto, cuando lo que es falso se presenta en nombre de Dios ¿no es él, según lo que ya he dicho, como se vio obligado violentamente a asumir el cargo del diablo, a renunciar a sí mismo, y negar que él es Dios?

Por lo tanto, vemos el designio del Profeta, cuando muestra que no hay lugar para el perdón, cuando los impíos se levantan así para pervertir la doctrina pura, y así confundir todas las cosas para destruir completamente la religión verdadera.

Y agrega: “Le traspasarán su padre y su madre que lo engendraron”. Es mucho más difícil matar a su hijo con sus propias manos que llevarlo ante el juez y dejarlo a su suerte. Pero el Profeta ha tomado esto de la ley: que se requiere tanto celo de los fieles, que, si es necesario, deben exterminar del mundo plagas como privar a Dios de su propio honor e intentar apagar la luz de la verdadera y genuina religión.

 

Disponible en inglés en: https://purelypresbyterian.com/2017/05/10/calvin-on-the-death-penalty-for-heresy/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s