EL OFICIO DE APÓSTOL

Por: Andrew Willet

En: Commentary upon the most Divine Epistle of the Holy Apostle St. Paul to the romans

Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

 

PREGUNTA. 8. DEL OFICIO Y VOCACIÓN DE UN APÓSTOL, DE QUÉ SE TRATABA.

  1. La palabra Apóstol se toma, ya sea aequivoce (equivocadamente), en un sentido equívoco e impropio, y en el mejor de los casos, como se dice que Andrónico y Junia son notables entre los apóstoles (Rom. 16:7), donde la palabra es generalmente tomada por “uno que se envía”, o en el peor de los casos, ya que algunos se llaman falsos apóstoles (2 Cor. 11:13). O que la palabra se usa univoce, (apropiadamente), y eso puede ser una especie de excelencia, como se llama a Cristo nuestro Sumo Sacerdote y Apóstol (Hebreos 3:1), o bien se aplica a los principales ministros del Nuevo Testamento, que Fueron debidamente llamados Apóstoles (J. Gryneus).
  2. Jerónimo hace cuatro clases de apóstoles, que son de los que fueron enviados, como la Escritura declara. 1. Algunos solo fueron enviados de Dios, como los profetas Isaías, Jeremías, y los demás. 2. Algunos fueron ordenados por Dios, pero por hombres, como Moisés consagró a Aarón como Sumo Sacerdote, y Josué para sucederlo. 3. Algunos son enviados por hombres, y no de Dios, como los que entran por corrupción y sobornos. 4. Algunos se entrometen al no ser enviados por Dios, ni por hombres.
  3. La palabra “Apóstol” generalmente significa cualquiera que es enviado, pero también expresa adecuadamente el más alto cargo y dignidad de los Apóstoles en el Nuevo Testamento: como lo dice San Pablo (1 Cor. 12:20). Dios ha ordenado a algunos en la Iglesia: primero, apóstoles, segundo profetas, tercero maestros.
  4. Y aunque San Pablo no era ninguno de los 12 apóstoles, sin embargo, él y Bernabé también fueron ordenados por Cristo, para ser apóstoles, de igual autoridad que los doce.

PREGUNTA 9. DIVERSOS PUNTOS FUERON CONSISTENTES EN LA EXCELENCIA DEL APOSTOLADO.

  1. Los apóstoles se constituyeron tales cuando fueron llamados inmediatamente por Cristo, para predicar su evangelio a través del mundo, como en Mat. 28:20. “Id y enseñad a todas las naciones…
  2. Ellos eran los que habían conocido a Cristo según la carne, y fueron testigos de sus milagros y escucharon sus sermones, como San Juan dice: “Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos” (1 Juan 1:3). Y San Pablo, a pesar de que no había conocido a Cristo en los días de su carne, lo vio siendo inmortal y en gloria por la revelación.
  3. Tuvieron las Llaves del Reino de los Cielos después de una manera más especial – que lo que hayan atado o desatado en la tierra, debe ser atado y desatado en el cielo, como Pedro ató el pecado de Simón el Mago, y dio sentencia contra Ananías y Safira su mujer.
  4. Tuvieron la autoridad tanto de discernir la Escritura canónica de lo que no era canónica, como también para escribir nuevos libros canónicos: como Mateo, Pablo, Pedro, Juan, Judas.
  5. Ellos tuvieron el poder de hacer milagros, curar toda clase de enfermedades y para echar fuera demonios; la sombra misma de Pedro al pasar era capaz de curar a los enfermos (Hechos 5:15), y los paños y delantales que fueron traídos desde el cuerpo de Pablo a los enfermos, les ayudó (Hechos 19:12).
  6. Ellos tuvieron el don de hablar con diversas lenguas e idiomas. Pereira aquí le añade, además, que no tenían otra gracia especial, sino el hablar en su propia lengua, sin embargo los hombres de diversos idiomas les entendían, como si hubieran hablado diferentes idiomas. Erasmo es de la misma opinión (Annot. 2:8). Pero Beza objetó que si esto hubiera sido así, el milagro no había estado en los Apóstoles hablando, sino en la comprensión de los pueblos. Sin embargo, tampoco es que se pensó que hablaban diferentes idiomas, en uno y el mismo instante (como Erasmo objetó), sino que hablaron distintos, a varias personas de diversos idiomas, como a ellos se les ofrecían.
  7. Esta prerrogativa especial que los apóstoles tenían, para ser juez de los hombres en el último día, como dice nuestro Salvador (Mat. 19:28). Que ocuparán 12 asientos y juzgar las 12 tribus de Israel, no es que vendrán a ser como juez para dar pena, sino por la palabra y la doctrina que habían predicado, y el mundo se negó, los hombres serán juzgados como nuestro bendito Salvador en este sentido, dijo: “el que me no admitió, y no recibe mis palabras, la palabra que han hablado, se le juzgará en el día postrero” (Juan 12:48).
  8. Los apóstoles tuvieron el poder, por la imposición de sus manos, para dar el Espíritu Santo, que Simón el Mago que estaba viendo, habría querido comprar por el poder del dinero (Hechos 8).
  9. Se les fue dado en toda su doctrina el estar libre de errores, como Cristo prometió que el Espíritu les debía llevar a toda la verdad (Juan 16:13).
  10. Los Apóstoles superaron a todos los demás en el conocimiento de los misterios y las cosas altas del Evangelio, como San Pablo dice: “De acuerdo con su rica gracia, mediante la cual ha sido abundante en nosotros en toda sabiduría e inteligencia” (Ef. 1: 7b-8).
  11. Dos otras prerrogativas Pereira añade, la una incierta, la otra falsa. Primero dice que los Apóstoles generaron y enmarcaron el símbolo, que contiene los 12 artículos de la fe, comúnmente llamado el Credo de los Apóstoles; lo cual no es cierto, tanto debido a que algunos de los artículos, como el de la descensión se produjo muchos años después de los Apóstoles, como en todas partes se mostraron (ver Synope. p. 20-55, editar 3), y si los apóstoles hubieran establecido esta regla de la fe, no es probable que diversas iglesias hubieran enmarcado después tantas formas diversas del Credo.
  12. Sin embargo, el último privilegio, que los Apóstoles post acceptum spiritum sanctum fuerint impeccabiles quantum ad peccatum mortale, después de haber recibido el Espíritu, estaban sin pecado, etc. 1. En este sentido, no se debe permitir que la distinción de pecado venial y mortal, que algunos lo son en su propia naturaleza- por la gracia de Dios todos los pecados veniales fueron a los Apóstoles y a todos los demás creyentes, pero en su propia naturaleza cada pecado merece la muerte, y también es lo mortal (Ro. 6:23). 2. que los Apóstoles eran propensos al pecado es evidente por el descuido de Pedro, por lo que fue reprendido abiertamente por Pablo, donde dice: “que era de condenar” (Gal. 2:11).

Disponible en inglés en: https://purelypresbyterian.com/2019/04/29/the-office-of-apostle/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s