CAUSALIDAD: CINCO DISTINCIONES METAFÍSICAS

La metafísica es el conocimiento filosófico relacionado con la naturaleza fundamental del saber y del ser. Ya que Dios es el creador de todas las cosas, es importante que comprendamos el mundo natural que nos rodea y su revelación a nosotros por medio de la escritura en una manera lógica y precisa. Las distinciones metafísicas de la causalidad son cruciales para entender la Teología Reformada. Tenga en cuenta que cuando hoy en día usamos el término “causa”, principalmente queremos decir “causa eficiente”, y hemos abandonado en gran medida la idea de la causalidad en relación con otros tipos de causas que se adoptaron en el pasado. “La respuesta demasiado frecuente de los teólogos e historiadores (al lenguaje causal), ha sido simplemente descartar el lenguaje como un síntoma del Aristotelismo excesivo o, en el caso de la Ortodoxia Reformada, para decláralo como la evidencia de un interés metafísico, predestinado e incluso determinista”. (Richard Muller, Post-Reformation Reformed Dogmatics, vol.2, pág.231). Pero ese descarte nos roba herramientas valiosas que nos ayudan a dividir correctamente la Palabra de la Verdad. (2 Timoteo 2:15).

Esta es una introducción básica a las cinco distinciones de la causalidad que uno encontrará comúnmente al leer Teología Reformada. Estas cinco distinciones ayudarán en gran manera a nuestra comprensión de conceptos teológicos. Definiremos estas cinco causas y daremos ejemplos comunes de ellas. Es importante tener en cuenta que a veces se utiliza un esquema de causalidad cuádruple (eficiente, material, formal, final,), y otras veces se utilizará un esquema de causalidad triple (formal, eficiente, instrumental). Es importante ser capaz de comprender estas distinciones para que podamos comprender de mejor manera lo que Dios quiere que creamos de Él y cuál es el deber requiere de nosotros, tal y como está escrito en su palabra. (Catecismo Mayor de Westminster, pregunta 5).

LAS CINCO DISTINCIONES DE LA CAUSALIDAD

Causa: Lat. causa; aquello que produce movimiento o mutación. Después de Aristóteles, los escolásticos medievales, los reformadores y los escolásticos protestantes tenían un esquema de causalidad cuádruple:

  • La causa efficiens, la causa eficiente o causa productiva efectiva, la cual es el agente productivo del movimiento o mutación en cualquier secuencia de causas y efectos.
  • La causa materialis, o causa material, la cual es la base sustancial del movimiento o mutación, la materia donde la causa efficiens
  • La causa formalis, o causa formal, la cual es la essentia (esencia; aquello que hace algo lo que es) o la quidditas (quididad, lo que es) de una cosa, lo que es determinante de lo que la cosa causada debe ser.
  • La causa finalis, o causa final, es el propósito final para el cual se hace una cosa o se realiza un acto.

Richard Muller, Dictionary of Latin and Greek Theological terms, pág.61.

Además, la escolástica reformada usa el concepto de causa instrumentalis, o causa instrumental: “el instrumento por medio del cual se logra un fin o una meta” (Muller,187); “en el ámbito de las segundas causas, los medios usados para producir un efecto deseado, distinto de las causas formales y materiales como instrumento, son diferentes tanto del material que se utiliza como de la forma que determina que material es o será” (Muller,62). “Es característico de los medios que sean pasivos en el orden de las causas, y son utilizados por la causa eficiente. El valor positivo o negativo de los medios deriva, por lo tanto, del fin logrado, siendo los medios en sí mismos, neutrales”. (Muller, 187).

El ejemplo Aristotélico común de cómo estos conceptos trabajan en conjunto, es el de una escultura. La causa eficiente es el escultor mismo, la causa material es el mármol que está siendo esculpido, la causa instrumental es el cincel que usa para esculpir, la causa formal es la estatua finalizada, y la causa final es el propósito por el cual la estatua fue esculpida.

Ejemplos de este esquema de la causalidad

Creación

“En la creación del mundo Dios es la causa eficiente; materia prima (es decir, el primer material, “la tierra estaba desordenada y vacía” Génesis 1:2”), la causa material; la forma substantialis o forma sustancial, la cual determina el tipo de sustancia extraída de la materia prima, es la causa formal; y la gloria de Dios es la causa final(Muller, pág.61; Catecismo Mayor de Westminster, pregunta 15; Ex Nihilo Creation – Being as Matter and Form por Gregory Moeck).

Elección

“De igual manera, la reforma aplicará la causalidad cuádruple a la elección de los creyentes para la salvación, variando ocasionalmente las causas formales y materiales. Aquí, la causa eficiente es la buena voluntad de Dios (beneplacitum, beneplácito); la causa material es Cristo; la causa formal es la predicación del evangelio; y la causa final es la alabanza y la gloria de Dios” (Muller, pág.61). Los arminianos erran al hacer de la fe prevista la causa eficiente de la elección (c.f. Los cánones de Dort, Artículos 9 y 10).

Supralapsarianismo

“En la lógica de la causalidad u ordenación de secuencia causal, la causa final tiene precedencia sobre las causas materiales y formales; es decir, la ordenación del fin (finis o telos) debe preceder a la selección de los medios necesarios para lograr ese fin. Esta lógica de la causalidad fue utilizada por los supralapsarianos entre los reformados, para argumentar la exactitud de sus enseñanzas acerca de la posición infralapsaria; esto es, la elección y la reprobación, consideradas como fines que manifiestan la gloria final de Dios, son prioritarias en el orden de los decretos (ordo rerum decretarum) para el establecimiento de la creación y caída como medios para esos fines” (Muller, pág.61).

Inspiración

El Espíritu Santo es la causa eficiente de la inspiración de la escritura, los autores humanos son las causas instrumentales quienes “hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2° Pedro 1:21). Que la palabra de Dios sea la causa formal de la inspiración, significa que simples seres humanos no pueden impartir una cualidad divina a la escritura, por lo tanto, la escritura no es una mezcla de lo humano y lo divino, es 100% la palabra de Dios en esencia, con accidentes de personalidad y estilos humanos (véase aquí para más).

“Solamente Dios puede ser considerado como el autor (de la Escritura), quien inspiró los corazones de aquellos santos hombres, quienes Él escogió para ser sus secretarios; quienes han de ser considerados solamente como las causas instrumentales mismas. (2°Pedro 1: 20 – 21)”

James Ussher, Body of divinity, pág.5.

William Whitaker nos provee un ejemplo de como la Ortodoxia Reformada utilizó los conceptos de la causa eficiente y la causa final en su interpretación de 2° Timoteo 3:16-17: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

“El apóstol no discute de lo universal a lo particular, sino de la causa eficiente y final. Por lo tanto, respecto de la eficiente: Toda la Escritura es inspirada divinamente; por ello, lee las Escrituras de la cual puedes aprender la sabiduría divina. En relación con el fin, por consiguiente: la Escritura es beneficiosa para muchos propósitos; por lo tanto, lee las Escrituras, para que puedas obtener muchas de estas grandes ventajas mediante el estudio de ellas”

Disputations on Holy Scripture, pág.634.

Nuestra creencia de que las escrituras son la Palabra de Dios.

  1. 4. ¿Cómo sabemos que las Escrituras son la palabra de Dios?
  2. Las Escrituras manifiestan en sí mismas que son la palabra de Dios por su majestad[1] y pureza[2], por el consentimiento de todas sus partes[3], y por el fin que se proponen en el todo, que es dar toda gloria a Dios[4]; por su luz y poder para convencer a los pecadores, para consolar y edificar a los creyentes para la salvación[5]; pero el Espíritu de Dios dando testimonio con las Escrituras y por medio de ellas al corazón del hombre, es el único que puede persuadir plenamente de que son la verdadera palabra de Dios[6].

[1] Óseas 8:12 1 Corintios 2:6, 7, 13 Salmo 119:18, 129 [2] Salmo 12:6 Salmo 119:140 [3] Hechos 10:43 Hechos 26:22 [4] Romanos 3:19, 27 [5] Hechos 28:28 Hebreos 4:12 Santiago 1:18 Salmo 19:7-9 Romanos 15:4 Hechos 15:4 Hechos 20:32 [6] Juan 16:13, 14 1 Juan 2:20, 27 Juan 20:31. (CMW, Pregunta 4)

La misma Escritura es la causa formal de nuestro conocimiento sobre que libros y que pasajes son verdaderamente Palabra de Dios, el Espíritu Santo es la causa eficiente que “da testimonio en nuestros corazones por medio de la Palabra y con ella” (CMW P.4; CFW 1:5), y la iglesia universal es la causa instrumental por medio de la cual llegamos a creer que las escrituras son la Palabra de Dios.

“Si se pregunta porque o a cuenta de que creo que la Escritura es de naturaleza divina, responderé que esto sucede a través de la Escritura misma, la cual demuestra serlo por sus propios rasgos. Si se pregunta cómo o porque creo, responderé por medio del espíritu santo, quien produce esta fe dentro de mí. Finalmente, si se pregunta porque medios creo esto, responderé que, por medio de la iglesia, la cual Dios usa para darme la Escritura”

Francis Turretin, Institutes of Elenctic Theology, II.vi.vi.

Los racionalistas se equivocan al pensar que la razón y la evidencia es la causa eficiente de nuestro conocimiento de que la escritura es la Palabra de Dios. Los carismáticos se equivocan al hacer de las experiencias sobrenaturales la causa instrumental para reconocer la Palabra de Dios. Los papistas están errados al pensar que la iglesia es la causa formal de nuestro conocimiento de que las Escrituras son la palabra de Dios, y esto se niega explícitamente en nuestra confesión: “La autoridad de la Santa Escritura, por la cual debe ser creída y obedecida, no depende del testimonio de ningún hombre o iglesia, sino completamente de Dios (Quien es la verdad misma), el autor de ella, y por lo tanto debe ser recibida, porque es la palabra de Dios (1 Tesalonicenses 2:13, 2 Pedro 1:19-21; 1 Juan 5:9) (CFW 1:4). Véase WLC Q. 4 – What causes us to believe the Scriptures? by Gregory Moeck.

O, en un esquema cuádruple, <<La causa eficiente de la escritura es “Dios el padre, en el Hijo, por el Espíritu” … La causa material “de la escritura es la sustancia divina o material que ha sido revelada para nuestra salvación”, entregada “de acuerdo a nuestra capacidad y registrada en el canon”>> (Muller, PRRD, vol.2, sección 4.1).

“La causa formal de la Santa Escritura es doble, interior y exterior: por lo que se menciona primero, la escritura es proporcional a la verdad divina y a cada una de sus partes; y por lo segundo, el lenguaje exquisito de la santa escritura junto a todas las cosas que están escritas en ella, tienen un estilo adecuado para la dignidad del hablante, para la naturaleza de la palabra hablada y para la condición de aquellos a quienes se dirige”

“Lucas Trelcatius, Schol. meth., I.ii (pp. 23–24); citado en Muller, PRRD, vol. 2, sect. 4.1.

“Finalmente, al considerar su finis o telos, la Escritura tiene un doble propósito: la gloria de Dios y la salvación de los escogidos. El bienestar presente de la iglesia y la salvación que lleva a la bienaventuranza final de los siervos de Dios, es la meta secundaria o subordinada, mientras que la gloria de Dios como se manifiesta en la salvación de los elegidos, es la meta primaria y última” (Muller, PRRD, vol.2, sección 4.1).

Diferencia entre la Iglesia y el Estado

Vea como George Gillespie usa un esquema cuádruple de causalidad (eficiente, material, formal y final) en sus primeros cuatro puntos de la diferencia entre la Iglesia y el Estado: Diez acuerdos y diez diferencias entre la Iglesia y el Estado.

Conclusión

Se pueden dar muchos otros ejemplos, pero estos nos dan una buena idea de cómo estas distinciones metafísicas de la causalidad son usadas correctamente en la Teología. Si Dios así lo quiere, estas distinciones nos ayudarán a comprender y articular mejor la doctrina bíblica.

Traducción de Idilme H. Casanga

Fuente: https://purelypresbyterian.com/2016/06/27/causality-five-metaphysical-distinctions/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s