8 RAZONES POR LAS QUE LAS FESTIVIDADES CRISTIANAS NO DEBERÍAN OBSERVARSE

4203826654_97f9ed3524

 

Por: Paul J. Barth
Traducido al español por: Carlos J. Alarcón Q.

Muchas iglesias reformadas se han opuesto históricamente a observar los días santos hechos por el hombre, como Navidad y Semana Santa. Incluso las iglesias reformadas en el continente, que dejaron cierta observancia del día santo a la libertad cristiana en algunas de sus confesiones, a menudo lo hicieron debido a un compromiso con las personas obstinadas por una mayor reforma, o porque los magistrados civiles los obligaron a (cf “John Calvin and Holy Days” [Juan Calvino y Días Santos]). Gisbertus Voetius, un delegado al Sínodo de Dordt, relata que la Iglesia holandesa había estado tratando de deshacerse de los días santos durante mucho tiempo, pero la concesión de días sagrados por el sínodo fue “impuesta desde afuera, cargando a las iglesias, en sí misma, en un sentido absoluto no deseado; a los que se convocó, obligó y coerció a los sínodos a recibir, traer y admitir, como a la manera de una transacción, a fin de evitar situaciones peores y desagradables” (Selectarum Disputationum Theologicarum pars prima, citado en “Why are Ecclesiastical Feast Days in our Church Order?” [¿Por qué están las fiestas eclesiásticas en nuestra Orden de la Iglesia?]). La última Reforma adicional holandesa tuvo más éxito al eliminar la observancia de días santos de las iglesias (c.f. Nadere Reformatie Contra Christmas). [1]

Lamentablemente, hoy en día, no solo hay muchas iglesias reformadas que vuelven a observar la Navidad y la Semana Santa, sino que algunas incluso están comenzando a observar la Cuaresma, el Viernes Santo, el Adviento, etc. En este post describiremos ocho razones por las cuales los reformados se han opuesto a los días santos hechos por el hombre y han observado exclusivamente el día del Señor 52 veces al año. [2]

1. “SEIS DÍAS TRABAJARÁS, Y HARÁS TODA TU OBRA” [ÉXODO 20:9].

Dios nos ha dado seis días de trabajo y un día de descanso y adoración. Ya sea que interpretemos los seis días de trabajo como un mandamiento o como un permiso, este principio se viola en la institución de un día santo. Si es un mandamiento, ningún hombre puede mandar lo contrario. Si es un permiso para trabajar seis días, ninguna autoridad humana, incluidos los oficiales de la iglesia, puede atar la conciencia y quitar la libertad que Dios ha otorgado para trabajar seis días a la semana, excepto que las providencias extraordinarias piden días ocasionales de banquetes y ayunos (vea abajo).

Existe una tremenda presión social para observar ciertos días festivos como Navidad o Semana Santa. Las familias estarían molestas si los miembros decidieran no participar; algunos sienten que tienen el derecho moral de tener el día libre de su empleador y creen erróneamente que el empleador estaría infringiendo su libertad cristiana si se les obligara a trabajar en uno de estos días festivos; cuando las iglesias locales tienen servicios especiales de adoración, existe una tremenda presión para que asista la congregación, etc. Todas estas son violaciones de la verdadera libertad de conciencia y el principio natural de que seis días de la semana pueden o deben usarse para trabajar. Estos ejemplos demuestran que aunque algunos pueden afirmar que estos días santos no son necesarios, su carga emocional en ellas y sus acciones hacia otras personas respecto a ellas, en la práctica no son tratados como indiferentes (adiáfora).

Este argumento es importante, pero no concluyente. Las siete razones siguientes describen un cuadro más completo de la oposición reformada a los días santos hechos por el hombre.

2. SÓLO DIOS PUEDE HACER SANTO UN DÍA.

Confesión de Fe de Westminster Cap 21:1.

La luz de la naturaleza demuestra que hay un Dios, que tiene señorío y soberanía sobre todo, que es bueno y que hace bien a todos, y por lo tanto, debe ser temido, amado, alabado, invocado, creído, servido y en quien se debe confiar, con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas. Sin embargo, la forma aceptable de adoración al Dios verdadero, está instituida por Él mismo, y está de tal manera limitada por su propia voluntad revelada, que no debe ser adorado según las imaginaciones e invenciones de los hombres, o según las sugerencias de Satanás; bajo ninguna representación visible, o en alguna otra forma que no esté prescrita en la Biblia. [Rom. 1:20; Hch. 17:24; Sal. 119:68; Jer. 10:7; Sal. 62:8, 18:3; Rom. 10:12; Sal. 6:8; Jos. 24:14; Mar. 12:33; Deu. 12:32; Mat 15:9; Hch. 17:25; Mat 4:9-10].

Dios nos prohíbe que lo adoremos “según nuestro corazón y nuestros ojos”, porque nuestras mentes caídas nos harán ir a “prostitución”; la verdadera santidad es adorar a Dios de acuerdo con Sus mandamientos (Núm. 15:39-40). Solo la mente de Dios puede guiarnos hacia la adoración santa, no podemos hacerlo nosotros mismos. Los días santos y las ceremonias hechas por el hombre son una afrenta para quien es La Cabeza de la Iglesia porque el hombre no tiene poder o autoridad para santificar los días o inventar elementos de adoración “por el arte y la imaginación del hombre” [Hechos 17:29; cf. 1 Reyes 12:33]. Asignar un significado espiritual a algo que las Escrituras no hacen es el epítome del culto voluntario [Col. 2:23], es decir, la idolatría.

“¿Qué es la idolatría, si no es esto, el atribuir a los ritos de la imaginación del hombre, el poder y la virtud de hacer lo que nadie más que Él puede hacer, a quien todo poder en el cielo y la tierra pertenecen?”

George Gillespie, A Dispute Against the English Popish Ceremonies, p. 192.

Solo Dios tiene la prerrogativa y la autoridad para separar un día especial de adoración y descanso. Los seres humanos no tienen autoridad para santificar un día, no podemos adorar a Dios como nos plazca, debemos adorar a Dios de la manera en que Él nos ha dicho que quiere ser adorado. Cristo como Cabeza de la Iglesia no ha santificado ningún otro día, excepto el Día del Señor para la adoración en el Nuevo Testamento. Por lo tanto, agregar nuestro propio calendario eclesiástico al calendario eclesiástico de Cristo sería una afrenta a Su autoridad sobre la Iglesia. Debemos santificar observando lo que Dios ha instituido, no intentando impresionar a Dios con nuestro ingenio e innovación en la adoración.

“No hay poder, ya sea civil o eclesiástico, que pueda hacer un día santo: ningún rey, ninguna iglesia: solo el Señor que hizo el día, y lo distinguió de la noche: ha santificado el séptimo día … Si la santificación especial de un día para un uso santo depende del mandamiento y la institución de Dios, entonces ni el rey ni el representante de la iglesia pueden hacer santo un día”.

Perth Assembly, p. 67.

Si bien la Navidad y la Semana Santa no pueden considerarse inherentemente más sagradas que otros días, son “días santos” en el sentido en que estamos hablando aquí con respecto a su propósito y uso porque están apartadas para ejercicios religiosos. Los textos bíblicos específicos deben elegirse a diferencia del Día del Señor, donde se deja libre para enseñar cualquier parte de la Palabra de Dios. Se agregan ceremonias no bíblicas, como el encendido de las velas, el ondear las ramas de las palmeras y ciertas decoraciones con significado religioso intencional, todo lo cual viola el Principio Regulativo de la Adoración y subvierte la autoridad de Cristo sobre su Iglesia. Por lo tanto, en realidad, los días santos apuntados por el hombre no son meramente iguales, sino que “en solemnidad superan el sábado moral designado por el Señor” (Ibid.).

Días ocasionales de ayuno público o acción de gracias.

“Sin embargo, es lícito y necesario, en ocasiones especiales, separar un día o días para el ayuno público o la acción de gracias, ya que las varias dispensas eminentes y extraordinarias de la providencia de Dios administrarán la causa y la oportunidad a su pueblo”.

Directorio de Westminster para el culto público.

La Luz de la Naturaleza enseña que cuando el juicio de Dios es evidente, o que una sociedad necesita desesperadamente el arrepentimiento de un pecado en particular, es apropiado proclamar un ayuno general y un tiempo de clamar a Dios para que rechace Su ira y les conceda arrepentimiento. Del mismo modo, en tiempos de bendición, es apropiado separar un día para la acción de gracias pública. Los momentos ocasionales de ayuno o acción de gracias provocados por eventos providenciales pueden verse repetidamente en las Escrituras [como en 2 Crón. 20:2-3; Esdras 10; Neh. 9; Joel 1:14, 2:15; Sof. 2:1-3; Mat. 9:15], mientras que en las Escrituras se renuncia explícitamente a los días festivos tradicionales apartados por los hombres. Parte de la rebelión e idolatría de hacer y adorar al becerro de oro fue la creación de un día santo de adoración para “Jehová” [Ex. 32:5]. También Jeroboam enojó mucho al Señor en parte imitando los festivales mosaicos prescritos e instituyendo un día santo “que había ideado de su propio corazón” [1 Reyes 12:33].

Los momentos ocasionales de ayuno o acción de gracias convocados por la Iglesia son circunstancias de adoración ya que “todas las causas, ocasiones y tiempos particulares del ayuno no se pudieron determinar en las Escrituras” (Gillespie, Dispute Against English Popish Ceremonies, p. 51), pero los días anuales apartados por la Iglesia para la conmemoración de eventos bíblicos (como el nacimiento o la resurrección de Cristo) “serían elementos de adoración” y no tienen ninguna garantía de las Escrituras. Las primeras son respuestas a dificultades o bendiciones inmediatas, como lo reconocen los ancianos de la iglesia (o un individuo, familia, comunidad o nación) y su llamado a ayunar o festejar en respuesta a Dios en ese conjunto particular de circunstancias, mientras estos últimos surgen de la regulación mecánica (cf. Mar. 2:18-20; Mat. 6:16-18; G.I. Williamson, The Westminster Confession of Faith for Study Classes, p. 169. [La Confesión de Fe de Westminster para Clases de Estudio]) y tienen un tema bíblico, en lugar de circunstancial, poniéndolo a la par con el Día del Señor como un elemento de adoración. ¡Qué audaces somos cuando instituimos elementos de adoración de nuestro propio diseño!

3. NADIE, SINO DIOS, HA NOMBRADO UN DÍA SANTO.

Ningún hombre puede hacer que un día sea santo, sino que, de hecho, nadie lo hizo legalmente en el Antiguo Testamento, por lo que tampoco se puede hacer nada en la era del Nuevo Testamento. Pero, ¿qué hay de Purim (Ester 9:22) y la Fiesta de la Dedicación (Hanukkah) (1 Maccabees 4:36), durante la cual, Jesús estaba en Jerusalén (Juan 10:22)?

Purim

“Parece que los días de Purim solo fueron designados para ser días de alegría y alegría civil, como los que se usan con nosotros, cuando organizamos fogatas y otras muestras de alegría civil para algún beneficio memorable que el Reino o la Nación haya recibido. Porque no se los llama los días santos de Purim, sino simplemente los días de Purim, un día de fiesta y de envío de porciones uno a otro (Ester 9: 19-22), ninguna palabra de adoración a Dios en esos días”.

George Gillespie, Dispute Against English Popish Ceremonies, p. 245.

Purim es esencialmente el mismo tipo de día festivo que el 4 de julio en los Estados Unidos. No es un día festivo religioso, sino que es una celebración civil y, por lo tanto, no está bajo el ámbito del Principio Regulativo de Adoración. Además, se cree tradicionalmente que el Libro de Ester fue escrito por Mardoqueo, quien también fue un profeta [Ester 4:13]. Por lo tanto, si “los días de Purim se instituyeron para ser días santos o no, sin embargo, hubo algo más que una orden ordinaria para ellos” (Ibid., p. 101) y fue instituido por un profeta de Dios, por lo tanto, ya sea civil o santo, purim era lícito.

La fiesta de la dedicación (Hanukkah)

La Fiesta de la Dedicación fue una conmemoración de la re-dedicación del segundo Templo en Jerusalén durante la Revuelta de los Macabeos en el período inter-Testamental y se registró en los libros apócrifos de 1 y 2 Macabeos. Thomas Cartwright compara las dedicaciones del primer y segundo Templos registrados en el Antiguo Testamento con la dedicación de Judas Macabeo para demostrar que no era del mismo carácter que los dos primeros, que se hicieron legalmente:

“Que esta Fiesta [de Dedicación] fue indebidamente instituida y sin fundamento, puede aparecer por conferencia de la dedicación del primer Templo bajo Salomón (1 Reyes 8:22 y sgtes.), y de la segunda, después del regreso de Babilonia del cautiverio (Esdras 6:15-18). En la dedicación al ver que no hubo un recuerdo anual por la solemnidad de la Fiesta, ni siquiera un día, es evidente que la celebración anual de esta Fiesta durante ocho días no estuvo rodeada por ese Espíritu que fue dirigido por Salomón y los cautivos. Cuyo Espíritu, cuando habitaba más abundantemente en Salomón y en los Profetas que se encontraban en la austeridad de la dedicación de la cautividad, que en Judas [Macabeo], ​​era en él tanto más presuntuoso como tener una pierna más corta que ellos, él debidamente en esa materia les sobrepasa. Y su temeridad es mucho más agravada, ya que cada uno de ellos por la construcción de todo el Templo, con todos sus implementos y muebles, no hizo ninguna Fiesta para renovar la memoria anual, donde Judas que solo renovó el Altar y Ciertos otros lugares deteriorados del Templo, instituyó esta gran solemnidad”.

Annotations on John 10.

Los fariseos agregaron muchos festivales sin orden divina, como las fiestas de los Tekuphas (equinoccios) y la Fiesta de la Xylophoria, la Fiesta de la Dedicación era solo otra tradición farisaica.

Presencia de Jesús en Jerusalén durante la fiesta de la dedicación.

“Celebrábase en Jerusalén la fiesta de la dedicación. Era invierno, y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón. Y le rodearon los judíos… ”(Juan 10: 22-24a).

Ya sea que pensemos o no que fue un día santo ilegal, este pasaje no dice que Jesús observó la Fiesta de la Dedicación, sino que nos da la hora y el lugar en que ocurrieron los siguientes eventos. Sería injustificado suponer a partir de este pasaje que Jesús condonó el día santo ilegal. Cristo permaneció en Jerusalén después de la Fiesta de los Tabernáculos (Juan 7) para que pudiera predicar a las multitudes en la Fiesta de la Dedicación, no para que pudiera observar el día santo hecho por el hombre. No concluiríamos que un predicador callejero en Nueva Orleans en Mardi Gras estaba observando a Mardi Gras. El punto del pasaje es mostrar que Cristo aprovechó la ocasión para enseñar lo que es la verdadera “luz del mundo”, no para tolerar “el culto voluntario” o “los mandamientos de los hombres”.

“Jesús mejoró la fiesta de la dedicación, aunque no de institución divina, sino como una oportunidad adecuada para ejercer su ministerio, cuando se reunieron multitudes de judíos de todas partes…” (Samuel Davies, sermons, 1758).

4. LOS DÍAS FESTIVOS ANUALES FORMABAN PARTE DE LA LEY CEREMONIAL Y SE DEROGABAN CON ELLA.

“Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne” [Colosenses 2:20-23].

“El apóstol los llama “elementos débiles y mendigos” [Gál. 4:9-10]. “Los rudimentos del mundo” [Col. 2:20]. “Sombras de lo que vendrá” [Col. 2:16-17]. El apóstol no dijo: “la observación de los días judaicos”, sino en sí misma, la observación de los días servidos al pueblo de Dios para un uso típico y un rudimento de la religión. Si la observación de algunos días de aniversario fue prescrita a los judíos, como elementos y rudimentos para su instrucción; se deduce que la observación de los días de aniversario es en sí misma una instrucción rudimentaria; de lo contrario la razón del apóstol no se mantendrá.

El apóstol condena la diferencia de días como también condena la diferencia de carnes. El estimar que algunas carnes están limpias, y otras impuras es judaico, sin embargo, no observamos la misma diferencia que los judíos. Los días y las carnes son un paralelo para estimar un día más santo que el otro, no tan discernido por el mandamiento del Señor, sino que también debe ser algo judaico. La iglesia bajo el Evangelio ha pasado los rudimentos; y por lo tanto, la observación de los días de aniversario no le parece. Sustituir otros días en lugar de los judíos, una Pascha [Pascua] cristiana y Pentecostés por judíos, no es más que sustituir los rudimentos y elementos por los judíos, no para ahuyentar, sino cambiar los días santos judíos…

Los judíos no tenían días de aniversario, pero los tales fueron anulados. Fueron abrogados no solo como “sombras de las cosas por venir”, sino también como memoriales de los beneficios pasados. Aun cuando eran días de memoria, pertenecían a la pedagogía de la ley. Los judíos convertidos no pueden observar legalmente las festividades judías, incluso como recuerdos de beneficios pasados (Gál. 4). En todos los aspectos, todos los días de su aniversario están abolidos, y no tenían otro, sino los que fueron abolidos. Por eso en todo sentido pertenecían a la Ley Ceremonial. Por lo tanto, la observación de los días de aniversario, incluso con respecto a la conmemoración, fue para los judíos algo pedagógico, rudimentario y elemental y, por consiguiente, ceremonial… Si los judíos no tenían solemnidades de aniversario después de la llegada del Cristo cuando debían convertirse al cristianismo, ¿cómo puede la observación de los días de aniversario ser tomados por los cristianos?

Perth Assembly, p. 72.

5. JESUCRISTO NO HA INSTITUIDO NINGÚN OTRO DÍA SANTO, SINO EL DÍA DEL SEÑOR.

Además de la abrogación de las ceremonias y días festivos del Antiguo Testamento, y el silencio absoluto del Nuevo Testamento con respecto a los nuevos, lo que sería suficiente para demostrar que no hay días santos cristianos que no sean el Día del Señor, el sábado cristiano. Sin embargo, las siguientes razones demuestran que no hay nuevos días santos.

Si hubiera habido otros días dedicados a Cristo, la declaración del apóstol Juan “Estaba en el Espíritu en los días del Señor” [Apocalipsis 1:10] sería ambigua. Él claramente asume que sus lectores entenderán a qué día se refiere. Cuando el apóstol Pablo condena la observación de los días santos judíos [Col. 2:16; Gálatas 4; etc.], no los dirige a nuevos días santos. Si existiera tal, ese sería el lugar apropiado para mencionarlo.

“Contra este argumento, primero se alega que el Apóstol compara (el sábado) con la observación de los días [Romanos 14:5-6].

“Respuesta: El apóstol soporta la debilidad de los judíos débiles, que no entendieron la plenitud de la libertad cristiana. Y la ley ceremonial todavía no estaba enterrada [Heb. 8:13]. Pero el mismo apóstol reprende a los gálatas, que habían alcanzado esta libertad, y una vez habían dejado de observar los días [Gálatas 3:3-4 y 4:9-11 y 5:7-8]. Luego, los días judaicos tuvieron una vez ese honor, como lo designó Dios mismo: pero los días de aniversario nombrados por los hombres no tienen el mismo honor”.

Perth Assembly, p. 74.

En aras de la brevedad, no entraremos en defensa del Día del Señor como el sábado cristiano aquí. Ver The Perpeuity and Change of the Sabbath | Jonathan edwards

Días santos en la iglesia primitiva

Hay relatos contradictorios en la Iglesia Primitiva acerca de la procedencia de Pascha o Pascua. Algunas fuentes afirmaron que el apóstol Juan les enseñó, otras que Pedro y Pablo lo enseñaron, pero las cuentas no son confiables. Solo las Escrituras son la regla de la fe y la vida [Lucas 16:29, 31; Ef. 2:20; 2 Tim. 3:16; 22:18-19], y si los Apóstoles quisieron que la Iglesia observara algo, ellos lo habrían escrito en la Escritura. Y si los Apóstoles fueron inspirados por el Espíritu Santo para instituir una versión cristiana de la Pascua o Pascha, no habrían estado en desacuerdo el día en que se observaría, como han testificado algunos miembros de la Iglesia Primitiva. Algunos informaron que Felipe y Juan se quedaron el día 14 del mes, y otros que Pedro guardó el primer Día del Señor después del día 14 del mes, lo que se convirtió en una controversia duradera.

“Soy de la opinión de que, como muchas otras cosas surgieron de la costumbre en diversos lugares, la fiesta de la Pascua prevaleció entre todas las personas de cierta costumbre privada y observación, de tal manera que ninguno de los Apóstoles ha prescrito tanto como una regla de ello a cualquier hombre. El éxito y el suceso se han manifestado claramente al mundo, el de antaño se observó, no de Canon, sino de costumbre. Y un poco después, los que guardan Pascua el día 14 del mes, traen a Juan el Apóstol para su Autor. Como los que habitan en Roma, y ​​las partes occidentales del mundo, alegan a Pedro y Pablo por sí mismos, que deberían abandonar esa tradición, sin embargo, ninguno de ellos puede mostrar por escrito ningún testimonio de ellos como confirmación y prueba de esa costumbre.”

Sócrates (380-439 dC), Church History, book 5, c. 22.

6. FECHAS ESPECÍFICAS

Si Dios quisiera que tuviéramos festividades religiosas para los eventos de la vida de Cristo, habría registrado los días exactos del año en que tuvieron lugar esos eventos, pero no tenemos esa información, las fechas de Navidad, Pascua, Adviento, Cuaresma, etc., son, en el mejor de los casos, suposiciones educadas, por lo tanto, no es la voluntad de Dios que nos apartemos y observemos esos días.

“Si hubiera sido la voluntad de Dios, que los varios actos de Cristo se hubieran celebrado con varias solemnidades, el Espíritu Santo nos habría dado a conocer el día de su Natividad, Circuncisión, presentación al Templo, Bautismo, Transfiguración, y cosas por el estilo… Si las obras principales de Dios avanzan unos días sobre otros, todos los días del año deben ser santos. Si debemos honrar la memoria de los actos de Cristo, todos los días también deben ser santos, porque cada uno de ellos está lleno de sus milagros. Cristo por sus acciones no consagró más los tiempos en que fueron forjados, como lo hizo su cuerpo el pesebre o la cruz. No es la acción de Cristo en un día, sino su institución hace que un día sea santo. Si las acciones de Cristo avanzan y consagran los días en que se forjaron, los días deberían conocerse… Verá entonces, como Dios escondió el cuerpo de Moisés, así también él lo ha ocultado este y otros días según el cálculo del mismo. Declaró su voluntad respecto a los otros días de sus actos notables”.

Perth Assembly, p. 79-80.

7. INCLUSO LAS COSAS INDIFERENTES, CUANDO SON ABUSADAS Y CONTAMINADAS CON SUPERSTICIONES, DEBEN SER ABOLIDAS.

Si algo no es ordenado ni prohibido, es indiferente (adiáfora). Sin embargo, si algo indiferente se corrompiera con la superstición, debería eliminarse para no ofender. Es un deber del segundo mandamiento no solo detestar, oponerse y eliminar toda la adoración falsa, sino también eliminar todos los monumentos de idolatría, de acuerdo con nuestros lugares y llamamientos (Catecismo Mayor Westminster P. 108). Debemos odiar “aun la ropa contaminada por su carne” (Judas 23) y seguir el ejemplo de Ezequías: “Quitó los lugares altos, quebró las imágenes, rompió los símbolos de Asera e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces los hijos de Israel le quemaban incienso; y la llamó Nehustán.” [2 Reyes 18:4]. Debemos abstenernos “de toda especie de mal” [1 Tes. 5:22] y no seguir los caminos de los paganos supersticiosos [Jeremías 10: 2-5].

“Concédase que el guardar los días santos sea algo indiferentes al principio, y dejando a un lado todas las razones anteriores, sin embargo, deberían ser abolidos, porque de acuerdo con el gobierno de los Padres, nos lo encomendó Zanchi (En 4. Praecept. Col. 678.), “No male igitur fecerint qui omnis pr’ter diem Dominicum aboleverunt”, Cosas indiferentes, cuando son abusadas y contaminadas con la superstición, deben ser abolidas… El número, los abusos, las supersticiones, las falsas creencias, los cultos voluntarios de las fiestas aumentó tanto que no hay nada en la iglesia tan desagradable para Dios, tan pernicioso para los hombres, como para santificar tal y tantos días. Pretendemos que no colocamos ninguna parte de la adoración de Dios en la observación de los días. Pero, ¿cómo podemos observar un día para honrar a Cristo y no adorarlo con esa observación? Eso era para hacer de su honor ningún honor. Usamos la razón contra los papistas, de esta manera. Dedicar días a los santos es culto religioso. ¿No es entonces el culto religioso dedicar un día a Cristo? sí, y culto voluntario.

Perth Assembly, p. 83.

George Gillespie define “monumentos de idolatría” de la siguiente manera:

“Las ceremonias son ilegales, porque son monumentos de idolatría pasada, que al no ser necesario retener, deben ser abolidas por completo, debido a su abuso idólatra… Todas las cosas y los ritos, que han sido notoriamente maltratados por la idolatría, si no son como tales, ya sea que Dios o la naturaleza han hecho de un uso necesario, deben ser completamente abolidos y eliminados de la adoración divina, de tal manera que no puedan ser contados ni utilizados por nosotros, como cosas sagradas, o ritos pertenecientes a lo mismo…

Digo, que han sido notoriamente abusados ​​por la idolatría, porque si no se conoce el abuso, somos irreprensibles por conservar las cosas y los ritos que han sido abusados. Yo digo, si no son lo que Dios o la naturaleza han hecho para un uso necesario, porque si son de un uso necesario, ya sea a través de la institución de Dios, como los sacramentos, o a través de la ley de la naturaleza, como la apertura de nuestra bocas para hablar (porque cuando debo predicar u orar públicamente, la naturaleza hace necesario que abra la boca para hablar de manera audible y articular), entonces el abuso no puede quitar el uso. Yo digo que no pueden ser usados ​​por nosotros como cosas sagradas, ritos pertenecientes a la adoración divina, porque sin la brújula de la adoración pueden ser utilizados para un propósito natural o civil. Si no pudiera comer otra carne que no fuera la hostia consagrada, que los papistas se idolatraron [idolatrando] en su circunferencia, podría comerla legalmente; y si no pudiera ponerme otra ropa que las santas ropas en las que un sacerdote ha dicho misa, podría usarlas legalmente. “Las cosas de las que se abusa de la idolatría solo son ilegales cuando no se usan de otra manera que no sean religiosas, y como cosas sagradas”.

George Gillespie, Monuments of Idolatry, en Dispute Against English Popish Ceremonies, pp. 149-150.

8. LO QUE HA SIDO ABOLIDO LEGALMENTE NO PUEDE SER RECIBIDO Y PUESTO EN PRÁCTICA NUEVAMENTE.

Después de los logros de la Reforma Protestante, en donde la Iglesia Reformada desechó los rituales y días festivos supersticiosos, idólatras y arbitrarios del Anticristo Papal, ¿cómo podemos justificar el regreso a una posición tibia?

“¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿ahora vais a acabar por la carne? ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? Si es que realmente fue en vano… pero ahora, ya que conocéis a Dios o, más bien, que sois conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Temo que mi trabajo en vuestro medio haya sido en vano… Vosotros corríais bien. ¿Quién os estorbó para no obedecer a la verdad? Esta persuasión no procede de aquel que os llama.” [Gálatas 3:3-4 y 4:9-11 y 5:7-8].

“Si el Apóstol reprendió a los Gálatas tan bruscamente que comenzando en el espíritu, regresaron a la carne, es decir, a las ceremonias de la Ley de Moisés, en algún momento ordenadas por Dios, qué reproche merecemos después de haber comenzado en el Espíritu, y ¿Corre tan bien y por tanto tiempo, si regresamos a las tradiciones y supersticiones humanas?”

Perth Assembly, p. 86.

“Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis la recompensa completa.” [2 Juan 1:8].

“Como perro que vuelve a su vómito es el necio que repite su necedad.” [Prov. 26:11].

“Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su último estado viene a ser peor que el primero. Mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia que, después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado. Pero les ha acontecido lo que con verdad dice el proverbio: «El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.»” [2 Pedro 2:20-22].

“Pero si el justo se aparta de su justicia, y comete maldad y actúa conforme a todas las abominaciones que el impío hizo, ¿vivirá él? ¡Ninguna de las justicias que hizo le serán tenidas en cuenta! Por su infidelidad que cometió, por el pecado que cometió, por ello morirá.” [Ez. 18:24].

“Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis un fuerte y doloroso combate;… No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene una gran recompensa, pues os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.” [Heb. 10:32, 35-36].
___________________________________________________________________________________________________
[1] Después de citar cronológicamente varios artículos adoptados por las iglesias reformadas holandesas, el pastor David Demarest resumió la historia de la acción sinodal en los días santos eclesiásticos:

“Al principio era claramente la intención de abolir estos días por completo. Luego se consideró mejor (ya que las personas continuaron llevándolos por días santos), para que dieran una buena cuenta por la celebración de los servicios religiosos, y finalmente se impuso su observancia, sin duda sobre la base de la edificación. Probablemente los magistrados, a quienes se refiere continuamente como que tienen autoridad en el asunto, no lo hicieron, por razones que surgieron de las circunstancias de los tiempos, y el genio y los hábitos de la gente, que consideraron conveniente abolirlos. Mientras continuaron por autoridad, la Iglesia, con el objetivo acertado de hacerlos promover la piedad”.

David D. Demarest, History and Characteristics of the Reformed Protestant Dutch Church, 2ª ed. (Nueva York, New York, Board of Publication of the Reformed Protestant Dutch Church, 1856), p. 175.

[2] Este artículo es un resumen de Reasons Against Holy Days, uno de los cinco puntos de disputa escritos por David Calderwood y la Asamblea General de la Iglesia de Escocia en 1618 cuando el Rey James obligó a la iglesia a adoptar los Cinco Artículos de Perth. Los otros cuatro artículos refutados por la Asamblea General son: arrodillarse durante la comunión, el bautismo privado, la comunión privada para los enfermos o enfermos, y la confirmación de un Obispo.
Vea también “The Religious Observance of Christmas and ‘Holy Days’ in American Presbyterianism” por Chris Coldwell.
A Holy God and Holy Days por el Reverendo Robert McCurley (transcripción y audio).
Dispute Against English Popish Ceremonies por George Gillespie
Disponible en inglés en: https://purelypresbyterian.com/2016/11/03/8-reasons-holidays-should-not-be-observed/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s